Diferencia B2C B2B.

¿Qué diferencia un B2C de un B2B?

Las primeras fases en la creación de un nuevo negocio son momentos clave en el éxito de una empresa. Entre las miles de decisiones que hay que tomar, una de las más prioritarias es la de dar respuesta a cuál es el público objetivo al que llegar. Conocer y comprender a quién le vas a hacer llegar tu artículo o tu servicio te ayuda a definir decisiones relacionadas con las estrategias de marketing. En este punto, entran los modelos de comercio electrónico B2B y B2C. ¿No sabes de qué se tratan? ¿Qué diferencia un modelo B2B de un modelo B2C? ¡Sigue leyendo y descúbrelos!

Como es habitual en marketing, para abordar qué es B2B y B2C tenemos que recurrir al inglés, ya que son siglas en este idioma. Por un lado, B2B significa Business to Business, es decir, Negocio a Negocio. Por otro lado, B2C significa Business to Consumer, o lo que es lo mismo, Negocio a Consumidor.

Dentro de un modelo B2B, el cliente potencial de un negocio es otro negocio. En esta conexión, el primer negocio actúa como proveedor para el segundo negocio. Un ejemplo de esta relación comercial puede ser la conexión entre una empresa distribuidora con una empresa minorista. Otro claro ejemplo, es la conexión entre un fabricante y una empresa distribuidora.

Dentro de un modelo B2C, el cliente potencial de un negocio es el consumidor final, en otras palabras, el cliente potencial es quien compra dicho artículo o servicio para hacer uso directo de él y sin intención de volverlo a vender. Un claro ejemplo puede ser la conexión entre una empresa minorista y una persona que adquiere los artículos o los servicios para uso propio.

Diferencia entre un B2C y un B2B

La diferencia entre un B2C y un B2B nace de la clase de cliente y el público objetivo. El cliente final tiene la capacidad de definir todo un modelo de negocio. Teniendo esto en cuenta, cabe definir cómo es la manera de comprar de tu cliente, cómo le vas a convencer y qué medios vas a utilizar para llegar hasta él de manera rápida y eficaz.

En primer lugar, estudiando la manera en la que compra tu cliente llegarás a conocer una parte importante para mejorar su experiencia de compra. Si el cliente es otra empresa, la compra adquiere una dimensión más compleja, basándose en decisiones racionales que buscan la rentabilidad económica. Se exige un gran control financiero basado en datos útiles que identifiquen con claridad los beneficios de estas transacciones. Por el contrario, existe una experiencia de compra mucho más impulsiva ubicada en un consumidor final.

B2C B2B

En segundo lugar, la manera en la que se convence a otra empresa en el B2B debe ir acompañada de información detallada sobre las ventajas de esta relación comercial. En el modelo B2C, es habitual elegir una estrategia más focalizada en las emociones. Sin duda, las emociones son un gran porcentaje en la decisión de compra.

En tercer lugar, la relación en un modelo B2B se construye desde una conexión fluida, directa y constante entre proveedor y cliente. Es en el modelo B2C donde se suele optar por las plataformas, los medios y los canales publicitarios para llegar hasta el consumidor final.

Modelo B2C

Estas son las claves de un modelo B2C:

  • Se centra en el uso y la funcionalidad del artículo o servicio para el consumidor final.
  • La comunicación del artículo o servicio se basa en emociones.
  • El contenido del discurso es sencillo y puede ser presentado a través del storytelling.
  • El proceso de compra está diseñado para ser lo más simple y rápido posible.
  • La decisión de compra se identifica con una compra impulsiva.

Modelo B2B

Estas son las claves de un modelo B2B:

  • Se focaliza en los beneficios empresariales que puede llegar a aportar las transacciones entre ambas empresas.
  • Se requieren datos y características técnicas constantes para analizar la viabilidad de esta conexión.
  • El contenido del discurso se centra en los beneficios que ofrece el artículo o servicio.
  • El proceso de decisión y de compra es lento.
  • La decisión de compra es puramente racional.

¡Pero los modelos de comercio electrónico no se quedan ahí! Existen más modelos menos habituales de encontrar. De hecho, una empresa puede vender simultáneamente a otras empresas y a consumidores finales, estableciendo un modelo B2B2C.

En Nozion, estamos para ayudarte a definir el modelo de negocio perfecto para tu empresa. No dudes en ponerte en contacto con nosotros para darle un impulso a tu nueva empresa o para encontrar nuevas líneas de negocio. La experiencia y el conocimiento son clave para la rentabilidad de un comercio electrónico. ¡Podemos crecer juntos!

1 comentario en “¿Qué diferencia un B2C de un B2B?”

  1. Pingback: Digitalización de empresas y nuevas oportunidades - Nozion

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba